El pescado azul; la salud en nuestra despensa

0
218

El pescado azul se ha convertido en recomendación ineludible, por parte de todos los especialistas, para una dieta sana. Sus propiedades se suman además a su versatilidad culinaria, la variedad de sabores que presenta y la accesibilidad de sus precios.

Nutricionistas y médicos aconsejan su consumo al menos dos o tres veces por semana para que su composición lipídica, en especial su contenido en Omega 3, aporte a nuestro organismo todos los beneficios de los que puede aprovecharse nuestra salud.

El consumo habitual de este tipo de pescado evita la hipertensión, controla los niveles de colesterol, regula las arritmias cardíacas, minimiza el riesgo de infarto y previene la artritis. Mejora el sistema circulatorio y es un inestimable aliado de la salud cardiovascular y del correcto funcionamiento del organismo.
Además aporta una importante carga nutricional en la dieta.

Toda una joya alimenticia que debe su valor al Omega 3. Pero no todos los pescados azules contienen la misma cantidad de Omega 3. Dependerá de la proporción de grasa que los peces tengan es su músculo y puede oscilar entre 0,5 y 5 miligramos de este tipo de lípidos por cada 100 gramos del producto.

Entre los más destacados se encuentran la caballa, con más de 2,5 mg por cada 100 gramos y el arenque, que oscila apenas por debajo de estos. Algunas variedades de atún y salmón, andan en el orden del 1,5 mg.

El pescado azul recibe su nombre porque hace grandes viajes, para lo que necesita acumular grasa en sus músculos. Esta grasa influye en el color de su piel y hace que gran parte de estos pescados tenga esta tonalidad externa.

Los principales pescados azules, los más consumidos y los más accesibles de conseguir en nuestras costas:

• Anchoa o boquerón
• Anguila
• Arenque
• Atún
• Bonito del Norte
• Caballa
• Chicharro
• Lamprea
• Pez Espada
• Salmón
• Salmonete
• Sardina
• Verdel

Pero no todos los pescados azules son lo mismo. Por ejemplo, bajo el nombre de “atunes” se incluyen diversos tipos de peces, que es necesario distinguir.

Una de las empresas más importantes del país en la elaboración y venta de conservas de este tipo de pescados, Conservas Serrats, nos explica las diferencias entre los distintos tipos de atunes; no es lo mismo por ejemplo, el atún que el bonito del norte. Un interesante tema que podemos leer en su web y que nos ayudará a elegir el pescado más adaptado a nuestro gusto y a nuestro bolsillo.

También bajo el nombre de “anchoa” o “boquerón” podemos encontrar distintas variedades, de distintas procedencias y distintas cualidades.

Todos ellos, junto al resto de ejemplares que se incluyen en la lista de pescados azules, son, en definitiva, una garantía de salud y sabor que no pueden excluirse de la dieta.

Tomarlo fresco en temporada es una buena opción, pero el delicioso sabor que estos pescados adquieren en conserva es además de un placer para el paladar, una garantía de tenerlos disponibles todo el año y de disfrutar de sus beneficios en cualquier momento y de una manera fácil y al alcance de todos.