Detenidos los miembros de un clan de proxenetas que actuaba en pisos de citas en Donostia

0
332

La Policía Nacional ha detenido a 6 personas y ha liberado a 14, explotadas sexualmente por un clan familiar de ciudadanos brasileños que explotaban a sus víctimas, entre ellas personas transgénero, en pisos de citas de la capital guipuzcoana.

Las víctimas han sido encontradas, hacinadas en una buhardilla y en pésimas condiciones de salubridad e higiene.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a seis miembros de una organización criminal de origen brasileño dedicada a la captación de víctimas en Brasil para su posterior explotación sexual en pisos de San Sebastián, entre sus víctimas se encuentran personas transgénero.

Aprovechándose de la situación de necesidad en la que vivían en su país de origen, proponían a las víctimas venir a España a ejercer la prostitución y una vez aquí les imponían unas condiciones laborales verdaderamente esclavistas hasta saldar la deuda contraída con la organización, que podía llegar hasta los 15.000 euros.

La investigación comenzó a finales del año pasado con la denuncia interpuesta por una de las víctimas del clan en las dependencias policiales de Zaragoza. En su declaración, el denunciante aseguró haber sido explotado sexualmente por un clan familiar de origen brasileño que regentaba varios pisos de citas en Donostia, cuyo cabecilla era conocido como “Greta”.

El proceso de captación de víctimas tenía lugar en las zonas más pobres y deprimidas de Brasil y a través de otros países como Alemania, eran trasladados a España. Una vez en Donostia , las víctimas eran informadas de que habían adquirido una deuda con la organización, que podía oscilar entre los 5.000 y los 15.000 euros por los gastos derivados de su traslado desde Brasil, que deberían pagar ejerciendo la prostitución.

La organización ofrecía a sus clientes toda clase de servicios sexuales, prestados principalmente por personas transgénero y mujeres. Las víctimas debían estar disponibles todo el día, no disponían de documentación y eran alojadas en pisos controlados permanentemente por los tratantes y en pésimas condiciones de salubridad e higiene. Estaban obligadas también a consumir drogas.

La organización, cuyo principal responsable se hacía llamar “Greta”, estaba integrada también por sus dos hermanos -residentes en Brasil y encargados de la captación y traslado de las víctimas- y su actual pareja. Junto a ellos estaban otros ciudadanos brasileños, que realizaban otras funciones, como alojar a las víctimas en los países en los que hacían escala para venir a España.

La operación policial se ha saldado con la detención de seis miembros de la organización en Donostia donde la Policía ha localizado a catorce víctimas que estaban siendo explotadas por la organización. Se encontraban hacinadas en la planta abuhardillada de la vivienda, durmiendo en camastros y en lamentables condiciones de salubridad e higiene.