Investigan a Quezada por la muerte de su primera hija, muerta al caer por una ventana

0
167

La Guardia Civil y la Policía Nacional investigan a Ana Julia Quetzada, presunta asesina del niño de 8 años desaparecido en febrero en Las Hortichuelas, por el fallecimiento el 10 de marzo de 1996 de su primera hija, cuyo cuerpo fue localizado en el patio interior del domicilio de Burgos en el que residía con su familia.

La ahora detenida llegó a Burgos procedente de su país natal, la República Dominicana. Allí estuvo residiendo con quien entonces era su pareja hasta que los dos se desplazaron en 2014 a la localidad de Las Negras, en Níjar.

El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana del domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de Quezada, quien ha sido detenida en la localidad de Vícar durante un amplio operativo policial.

Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta contenía restos de ADN del niño.

,  la presunta asesina del niño de 8 años desaparecido en febrero en Las Hortichuelas, por el fallecimiento el 10 de marzo de 1996 de su primera hija, cuyo cuerpo fue localizado en el patio interior del domicilio de Burgos en el que residía con su familia.

La ahora detenida llegó a Burgos procedente de su país natal, la República Dominicana. Allí estuvo residiendo con quien entonces era su pareja hasta que los dos se desplazaron en 2014 a la localidad de Las Negras, en Níjar.

El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana del domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de Quezada, quien ha sido detenida en la localidad de Vícar durante un amplio operativo policial.

Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta contenía restos de ADN del niño.