Se pone en marcha el servicio público de bici eléctrica en Madrid

0

bicielecricamadridEste lunes se ha puesto operativo el nuevo sistema público de bicicleta eléctrica en Madrid, el  BiciMad, que estará operativo todos los días del año durante 24 horas.

Este servicio arranca con una flota de 1.560 bicis y 3.120 anclajes distribuidos en 123 estaciones distribuidas en los distritos de Centro, Salamanca, Arganzuela, Retiro, Moncloa-Aravaca y Chamberí.

El apoyo eléctrico de las bicicletas, con una autonomía de 70 kilómetros, amplía el número de ciclistas potenciales y permite acceder a los lugares con mayor desnivel, un elemento clave a tenor de Madrid (con vías en desnivel), tal y como ha explicado la alcaldesa, Ana Botella.

Para su uso existen diferentes tarifas. El abono anual tiene una tarifa 50 céntimos la primera media hora y de 60 céntimos los siguientes 30 minutos. A partir de las dos horas, cada hora tiene un coste de 4 euros.
En el caso de tarjeta ocasional, el coste de la primera hora es de dos euros y a partir de la segunda de cuatro euros. Se establecen bonificaciones como devolver la bici en una estación de baja ocupación, cogerla en una zona de alta ocupación y reservar el punto de destino (10 céntimos en esos casos).

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, ha remarcado que BiciMad es una servicio público integrado en la red de transporte de la ciudad que se completa con la bici y que por ello se bonifica a los titulares del abono (que pagarán 15 euros por la tarjeta anual frente a los 25 de otros usuarios). En consecuencia, ha incidido en que es un servicio de transporte “alternativo” y no un elemento “lúdico”, sin que se quite la opción de que sea utilizado desde el “ocio y el entretenimiento”.

Incluye un sistema tecnológico que permite su uso. La base, un tótem instalado en todas las estaciones, tiene una pantalla táctil en la que el usuario puede darse de alta en el sistema, consultar la ocupación de las estaciones, dar avisos de incidencias o  recargar y consultar el saldo para el uso de las bicicletas.

También se ha diseñado un plano de la ciudad que detalla las vías con mayor o menor desnivel, la ubicación de las estaciones y las calles con menos tráfico (denominadas ‘tranquilas’), las vías ciclistas existentes y los ciclocarriles.