Los Pabellones Güell se abrirán al público con una imagen renovada

0

Los Pabellones Güell fueron la primera obra que encargó a Antoni Gaudí su mecenas, Eusebi Güell. Es una finca muy característica de la avenida de Pedralbes de Barcelona, famosa por fuera por la puerta de hierro con el dragón Ladón, pero muy desconocida por dentro, ya que sólo se puede visitar los fines de semana con cita concertada.

Es por este motivo que la Universidad de Barcelona, ​​propietaria del recinto, y el Ayuntamiento han firmado un acuerdo de 10 años en que el Instituto Municipal del Paisaje Urbano llevará a cabo la restauración integral del conjunto modernista.

El Instituto se compromete a establecer un sistema de visitas con apertura diaria para acercar a los ciudadanos y los turistas, aún más, la obra modernista de la ciudad. De hecho, durante el acto de presentación del convenio, el alcalde Xavier Trias ha querido destacar la importancia de descentralizar el turismo y llevarlo hacia otros puntos de la ciudad. Como es el caso del distrito de Les Corts donde, según el alcalde, aparte de esta ‘joya de Gaudí’ hay también el Monasterio de Pedralbes .

El proyecto consta de tres fases. En primer lugar se abrirá una puerta nueva con una caseta de control de acceso para los visitantes. Se rehabilitará el jardín mediterráneo que Gaudí creó inspirándose en el poema de Jacint Verdaguer, la “Atlántida ‘, en el que se quiere mantener la esencia floral y vegetal. Un espacio abierto y apacible donde hay una grúa idéntica a las que se usaron para construir La Pedrera . Además, se sustituirán los actuales muros de obra opacos para vallas transparentes que dejarán ver, desde la calle, el interior de la finca. En cuanto a los pabellones, se restaurarán las fachadas y las cubiertas y el espacio se convertirá en un museo donde se recreará la vida cotidiana de la época a través, por ejemplo, de mobiliario.

Desde el Instituto Municipal del Paisaje Urbano se calcula que en el plazo de un año ya se podrá visitar el jardín y que ninguna en 2016 la obra estará terminada del todo. Además, el consistorio garantiza la UB una compensación de 100.000 euros anuales en que los ingresos de las actividades turísticas y culturales que produzcan beneficios se repartirán en un 60% para el Instituto y en un 40% para la universidad.