Los sevillanos que no cobren el salario mínimo pagarán la mitad por el billete de bus

0

Sevilla lanza el “bonobús social” de Tussam, que permite coger el autobús a mitad de precio para los vecinos que no alcancen los 655,20 euros mensuales y estén dados de alta en la Seguridad Social.

El alcalde hispalense, Juan Espadas, ha informado de que los vecinos de la capital andaluza dados de alta en la Seguridad Social y cuyos ingresos no sobrepasen los 655,20 euros podrán solicitar el “bonobús social” de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam).

El bonobús social, como ha detallado el primer edil, está dirigido a trabajadores empadronados en el municipio de Sevilla con ingresos mensuales inferiores a 655,20 euros brutos, es decir al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

De esta manera, la Dirección General de Acción Social de la Delegación de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla bonificará el uso del transporte público colectivo a través de una tarjeta que permitirá hasta seis recargas a su titular acreditado, contando con una bonificación del 50% sobre el precio establecido en la tarifa vigente de Tussam para la tarjeta de 30 días. Dado que su precio actual es de 35,3 euros, los beneficiarios abonarán 17,6 euros.

La tarjeta permitirá al usuario realizar un número ilimitado de viajes durante el mes en curso en todas las líneas de autobuses de Tussam, incluida la del Metrocentro, salvo en los servicios especiales y en la línea Especial Aeropuerto. Esta medida cuenta con una consignación presupuestaria de 1.260.000 euros, lo que supondrá que hasta 20.000 trabajadores de rentas bajas podrán beneficiarse de ella en este periodo inicial de seis meses.

La documentación que acredite los requisitos exigidos así como la solicitud debidamente cumplimentada se podrán presentar en los puntos de atención al ciudadano situados en los distritos municipales, así como en el Punto de Atención del Edificio Laredo, de la Alameda de Hércules y del Prado de San Sebastián.

Es imprescindible cumplir los dos requisitos económicos, es decir, que los ingresos del solicitante no sobrepasen el salario mínimo interprofesional y que los ingresos de la unidad familiar no superen las cantidades señaladas.