Un maquinista deja plantados a 70 pasajeros a mitad de camino porque “había terminado su jornada laboral”

0

Tras dos horas y cuarto de viaje, el tren cubría el trayecto Santander-Madrid, se detuvo. En principio a los 7º pasajeros que iban en él se les dijo que el parón se debía a “problemas técnicos”. Pero no era del todo cierto.

Lo cierto es que el maquinista paró los motores alegando que “había terminado su jornada laboral” y que “no quería arriesgarse a tener un accidente por exceso de horas”.

Así que los 70 pasajeros se quedaron colgados en la estación de Osorno, en Palencia, con las puertas del comboy cerradas hasta que llegó la Guardia Civil. El enfado de los pasajeros era mayúsculo, pero muchos de ellos no pudieron expresarlo porque las hojas de reclamaciones se agotaron enseguida.

Finalmente, y tras un par de horas en la estación, un autobús les trasladó hasta sus ciudades de origen (Valladolid y Madrid).