La niña de dos años, apuñada por su padre en Valencia, evoluciona favorablemente

0

Izar la pequeña de apenas 3 años que fue apuñalada por su padre, ex pareja de la presa Sara Majarenas, ha superado la fase crítica y evoluciona favorablemente, dentro de la gravedad de sus heridas.

La niña sufrió el pasado domingo una brutal e incomprensible por parte de su padre, que tenía la tutela de la pequeña durante el fin de semana en su domicilio, en la localidad valenciana de Benifaió.

Fue él mismo el que dio aviso a la policía y se entregó diciendo que había matado a su hija. Cuando los agentes fueron al domicilio encontraron a la pequeña aún con vida, pero con graves heridas producidas por un arma blanca, una de ellas le había perforado el pulmón.

La niña fue ingresada de inmediato en el Hospital de Valencia, donde ahora, pasadas las primeras 72 horas, se da por superada su primera fase crítica y se tienen esperanzas sobre su estado.
Los representantes de la Asociación de familiares y allegados de presos políticos vascos, Etxerat, Patricia Vélez y Urtzi Errazkin, han informado este jueves sobre la situación de la pequeña, a la que pudo visitar ayer su madre, interna de la prisión de Picassent, por segunda vez desde el domingo.

“De momento, los médicos prefieren mantener la respiración asistida a Izar y todos los días le hacen placas”, “poco a poco, ha superado ya las 72 horas críticas, y va adelante”, ha señalado Vélez.

Tanto esta asociación como la red ciudadana Sare, entre grupos, abogan por la excarcelación Majarenas para que pueda ocuparse de su hija tras la tragedia.

Por su parte el Alcalde de Donostia, Eneko Goia, solicitaba esta semana a Instituciones Penitenciarias el traslado de la presa a la cárcel de Martutene “ por razones puramente humanitarias”.

La donostiarra Sara Majarenas fue condenada a 13 años de prisión por la Audiencia Nacional en 2007 acusada de integrar un comando de Eta.
Ingresada desde entonces en la cárcel de Picassent, vivía allí con su hija, y autorizaba algunos fines de semana la salida de la pequeña para que conviviera con su padre unos días.

El progenitor ha ingresado en prisión, de momento no han trascendido los motivos que le llevaron a agredir de manera tan violenta a la niña.