Un tinte inteligente que cambia el color de tu pelo dependiendo de la temperatura

0

Pelirrojo en exteriores y rubio en interiores, Fire, de la firma The Unseen, es un tinte que cambia el tono del pelo reaccionando a los cambios de temperatura.

La inventora de este tinte mágico llamada Lauren Bowker, ha estudiado el clima en varios países para adaptar el tinte a cada circunstancia. Fire incluye moléculas basadas en carbono que reaccionan a determinados elementos como la luz que absorben. Esto implica que podemos tener el pelo con mechas rubias californianas en un interior iluminado y que cuando salgamos a la calle se cambie a un tono rojizo.

A Lauren Bowker le llaman la alquimista de la moda. Sus diseños de alta costura se materializan en tejidos que cambian de color según los movimientos del aire o los niveles de polución, chaquetas confeccionadas con materiales que capturan datos de nuestro campo magnético o gorros que reaccionan a la actividad cerebral “retratando la ira, los nervios y la ansiedad” de quien los lleva puestos, dice la artista británica en su web.

Su última creación es un tinte para el cabello que cambia de color de manera instantánea al exponerse a diferentes temperaturas. Funciona gracias a reacciones químicas que afectan a las moléculas que se usan para crear el colorante y que lo modifican, haciendo que varíe entre tonos rojizos, rosados, amarillos y violetas.

Fire utiliza materiales ‘menos tóxicos’ que se envuelven en polímeros para minimizar el daño al pelo y al cuero cabelludo. El tinte es semipermanente y dura unas semanas.

Fire se presentó en la Semana de la Moda de Londres y Bowker está realizando pruebas de mejora para lanzarlo al mercado, aunque todavía no hay fecha a la vista.

Con moléculas basadas en carbono como parte de los componentes de Fire, estas reaccionan a elementos como el cambio de temperatura o de luz que absorben, provocando que una de las moléculas en el enlace de carbono sea más estable que la otra, creando una reacción con ello en base a una molécula con una absorción de la luz diferente que por lo tanto genera un tono de color distinto, por ejemplo tenerlo de una tonalidad rubia con mechas californianas en un interior iluminado y que según salgamos a la calle el pelo cambie a un tono rojizo y luego negro si hace frío o está oscuro.

 

Si no puede ver bien este vídeo, pinche aquí.