Un estudio de ADN de 151 momias muestra la relación de los antiguos egipcios con los asiáticos

0

Los egipcios actuales tienen un gran parentesco con los antiguos subsaharianos y una escasa relación con los habitantes del país en la época de los faraones, según un estudio realizado por un equipo de investigadores coordinado por el Instituto Max Planck y la Universidad de Tubinga.

El equipo analizó el ADN de 151 momias provenientes de las excavaciones de Abusir el-Meleq, a la orilla del Nilo, y del periodo comprendido entre el año 1.400 antes de Cristo y el año 400 de nuestra era y ha logrado reconstruir el genoma de tres de ellas.

El dato significativo, derivado de este estudio, es el parentesco de los egipcios actuales con los subsaharianos mientras que los habitantes del país en la época de los faraones estarían más cerca genéticamente de los antiguos habitantes de Oriente Medio.

“En particular, estábamos interesados en ver los cambios y las constantes en la conformación genética de los habitantes de Abusir el-Meleq”, dijo Alexander Peltzer, de la Universidad de Tubinga.

El equipo de científicos quería determinar si la población investigada había sido afectada genéticamente por la conquista extranjera y la dominación en el periodo estudiado y comparar esta población con la de los egipcios actuales. “Queríamos ver si la conquista de Egipto por parte de Alejandro Magno y otros poderes foráneos habían dejado una impronta genética en el antiguo Egipto”, dijo Verena Schuenemann, de la Universidad de Tubinga.

SI TE GUSTA LA MÚSICA, NO TE PIERDAS ESTO!

El resultado fue que en el periodo estudiado había una gran continuidad genética y un parentesco cercano con la población del Levante, con la península de Anatolia y con la del neolítico europeo.

El parentesco de los egipcios actuales con los subsaharianos, mientras tanto, hace pensar que los genes subsaharianos empezaron a entrar a Egipto hace 1.500 años. Una explicación posible es el aumento de la movilidad y del comercio entre Egipto y las regiones subsaharianas.

Los estudios genéticos sobre el antiguo Egipto no son frecuentes debido a problemas metodológicos y a los temores de contaminación del material estudiado. El hecho de que los autores del estudio hayan podido sacar material nuclear de ADN de las momias y determinar su autenticidad con métodos de verificación sólidos representa un paso importante para realizar estudios a partir de las momias.