Detenidas tres personas por defraudar más de un millón de euros a la banca electrónica

0

Esta nueva modalidad (Mailer) consiste en engañar a las entidades bancarias a partir de la usurpación de la cuenta de correo electrónico de los titulares. Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC), adscritos a la Unidad Central de Delitos Informáticos (UCDI) detuvieron el pasado 4 de febrero tres personas, de 36, 37 y 38 años, nacionalidad española y vecinos de Cienpozuelos (Madrid), como presuntos autores de un delito de estafa continuada.

La investigación se inició a principios de agosto de 2014 cuando agentes de la Unidad Central de Delitos Informáticos recibieron una denuncia donde se alertaba de varias transferencias no consentidas por importes superiores a 600.000 € realizadas desde la cuenta corriente de una sociedad mercantil, el titular correspondía a un industrial venezolano, hacia las cuentas corrientes de varias personas y una sociedad de Cienpozuelos.

La Unidad Central de Delitos Informáticos comenzó a hacer indagaciones a partir de la información disponible y pudo determinar que los receptores del dinero tenían una actividad continuada y recibían numerosas transferencias, tanto nacionales como internacionales. Entre sus víctimas podía haber particulares, empresas, cooperativas, comunidades de vecinos u otros que fuesen susceptibles de disponer de una cuenta bancaria con movimientos de grandes cantidades de dinero.

En el transcurso de la investigación los policías han acreditado que se han transferido de forma ilícita cantidades de dinero que rebasan el millón de euros, con cuentas corrientes de entidades financieras de España y de terceros países como Venezuela, República Dominicana, Canadá o los Estados Unidos. En todos los casos en que se ha podido obtener documentación de las transacciones el procedimiento utilizado ha sido siempre el mismo: transferencias bancarias realizadas desde las cuentas corrientes de origen que habrían sido activadas al recibir una orden desde las cuentas usurpados, que tenían como destinatarios finales las cuentas de la sociedad investigada y las personas detenidas.

El análisis de los registros de actividad de las cuentas de correo electrónico usurpados permitió corroborar que había conexiones realizadas desde direcciones “IP” (etiquetas numéricas que identifican los ordenadores) registradas en Venezuela, Nigeria o Estados Unidos. Este elemento determinaba que las personas que llevaban a cabo las transferencias disponían de infraestructura y conocimientos informáticos especializados en esta tipología de fraude y que, al mismo tiempo, tenían apoyo logístico que les permitía vehicular dinero obtenido de manera fraudulenta.

En la fase de explotación de la investigación, el pasado 4 de febrero se estableció un operativo policial con el apoyo de la Guardia Civil de Valdemoros (Madrid). Efectivos de ambos cuerpos policiales realizaron tres entradas y registros en dos domicilios y una gestoría de la localidad de Cienpozuelos y detuvieron a tres personas vecinas de esta localidad, dos de las cuales eran administradores de una correduría de seguros.

En el registro de los domicilios se intervino diversa documentación, teléfonos y ordenadores y se incautó un turismo de gama alta, propiedad de uno de los administradores. El análisis de la documentación decomisada podría conllevar que acreditaran nuevas víctimas.