Castellón aprueba el convenio que aumenta el apoyo municipal al Banco de Alimentos

0

La alcaldesa, Amparo Marco, y el concejal José Luis López reconocen el trabajo de la entidad con las familias más vulnerables

El Gobierno municipal de Castellón ha aprobado el convenio anual con el Banco de Alimentos por el que el Ayuntamiento asume el alquiler y mantenimiento del local en el que se emplaza esta entidad que recoge alimentos a través de las entidades benéficas con las que trabaja y atiende las necesidades básicas de miles de personas en toda la provincia. El concejal de Bienestar Social, José Luis López, ha explicado que este convenio “supone un aumento de la colaboración del Ayuntamiento con una entidad como el Banco de Alimentos que atiende a las familias que más lo necesitan no solo en Castellón sino también en el resto de la provincia”.

Una vez aprobado por la Junta de Gobierno Local, ya solo restará hacer efectiva la firma entre el Ayuntamiento de Castellón y el Banco de Alimentos. El nuevo local, ubicado en una antigua superficie comercial de la carretera de Borriol, aumenta la superficie disponible hasta los 1.300 metros cuadrados, permite gestionar alimentos perecederos e incluye espacio para oficinas que facilita las gestiones.

“Nos comprometimos a buscar una solución a la problemática de espacio con que se encontraba el Banco de Alimentos y este convenio ratifica ese compromiso cumplido”, ha subrayado la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco. Además, ha añadido, “desde el Gobierno municipal reconocemos la importancia del proyecto que representa el Banco de Alimentos, que es un referente en la ciudad por el enorme número de familias vulnerables que atiende”.

Las mejoras que representa el actual emplazamiento son muy significativas ya que permite una mejor gestión de los alimentos que se reparten y de todos los trámites administrativos que se derivan de la actuación del Banco de Alimentos. El local de la carretera de Borriol dispone de zona carga y descarga para grandes camiones que en el anterior local era inviable; además dispone de cámaras frigoríficas que permiten gestionar alimentos no perecederos que antes no tenían y una mayor capacidad de almacenamiento para los perecederos. Por último, también va a permitir atender las necesidad de almacenamiento que tienen entidades benéficas con las que trabaja el Banco de Alimentos.